• Síguenos

Solapas principales

48 horas en Jerez

Cuando pensamos en las cosas típicas de Andalucía ―plazas llenas de naranjos, el taconeo, magníficos caballos pura raza y vinos secos y frescos o dulces y complejos―, lo primero que se nos viene a la mente es Jerez. Te contamos cómo pasar un buen fin de semana en esta ciudad.

Al igual que muchas ciudades andaluzas, la historia de Jerez se remonta a hace miles de años. Los fenicios (procedentes del este del Mediterráneo) y los romanos se asentaron aquí antes de la llegada de los moros, los pueblos musulmanes procedentes del norte de África. Los moros llamaron a la ciudad Sherish (palabra de la cual procede el nombre inglés de los vinos de Jerez, «Sherry») y construyeron una fortificación, el alcázar, donde se celebra Vinoble. 

La historia de los vinos de Jerez

Jerez cuenta con una larga historia, al igual que su producto más célebre: el vino. Elaborado por primera vez por los fenicios en el 1100 a. C., los romanos continuaron con esta tradición; a partir del siglo XII, los mercaderes ingleses comenzaron a proveer a los españoles de lana a cambio de jerez.

En los siglos XVII y XVIII, se establecieron fuertes lazos comerciales entre Jerez e Inglaterra; la industria de los vinos fortificados recibió muchas inversiones británicas.

¿Dónde comenzar a descubrir esta ciudad vinatera? En una bodega, por supuesto. Los jereces solo pueden elaborarse en una pequeña zona en torno a la ciudad, de 10 000 hectáreas en total, y usando exclusivamente uvas de las variedades palomino y pedro ximénez.


El arte del venenciador en las Bodegas Osborne

¿Qué sucede en las bodegas jerezanas?

En las bodegas, los vinos se envejecen y mezclan mediante un método muy peculiar: el sistema de criaderas y soleras ―«criaderas», por la crianza, y «soleras», por el suelo― (puedes leer más sobre cómo funciona una bodega en este enlace). Una parte del vino más joven, contenido en los barriles superiores, se mezcla con la hilera de barriles que tienen debajo; así sucesivamente, hasta llegar a la hilera más próxima al suelo (la solera), de dónde se extrae el vino definitivo. 

Se pueden visitar muchas bodegas jerezanas ―para más información, visita www.rutadeljerezybrandy.es―. Hay varios tours que te llevarán por las «catedrales del jerez», naves enormes y con techos altos en las que se envejece y mezcla el vino. Estos tours por las bodegas son una fascinante experiencia para los sentidos: el olor a humedad de los barriles, los rayos del sol que se cuelan por las altas ventanas y la sensación fresca que deja en los pies el albero ―una tierra amarilla y calcárea, propia de esta parte de España―.


Bodegas Tio Pepe

Merece la pena visitar un par de bodegas durante tu fin de semana en Jerez, ya que cada una tiene su propio encanto y personalidad, ya se trate de una bodega grande de prestigio internacional o una pequeña con su propia idiosincrasia. 

Los tabancos jerezanos: vinos, tapas y flamenco

Como es natural, los tours terminan con una cata; pero si quieres seguir descubriendo los vinos de Jerez, dirígete a un tabanco. Populares tanto entre los lugareños como los visitantes, estos auténticos bares jerezanos sirven los vinos locales directamente del barril, acompañados de tapas ―quesos, carnes curadas y conservas de pescado, entre otros alimentos― y, a veces, de conciertos de flamenco.

Uno de los tabancos más populares ―y el más antiguo de la ciudad― es El Pasaje. Este establecimiento está decorado con fotos taurinas y de estrellas del flamenco. El Pasaje acoge conciertos de flamenco dos veces al día ―a las 2 p. m., para comer tranquilo, o a las 10 p. m., para disfrutar de una atmósfera más concurrida―. Sin duda alguna, se trata de un tabanco de visita obligada. Ponte en la barra junto a los parroquianos, bebe un fresquísimo fino El Maestro Sierra, prueba un poco de queso viejo o mojama y deléitate con los rotundos y estremecedores quejidos del cantaor. 

Flamenco en vivo tabanco
Flamenco en Tabanco el Pasaje

El Tabanco San Pablo está situado en una estrecha calle peatonal llena de bares con terrazas que invaden la calle ―en Jerez se puede comer en terraza todo el año, gracias al clima soleado―. Este tabanco sirve deliciosos guisos caseros y pescado frito; no dejes de probar el palo cortado de la casa: es suave y de color oro pálido, y tiene el toque justo de dulzura. Para más recomendaciones de tabancos, lee esta publicación


Palo Cortado de la casa en San Pablo

Las tapas también son modernas

Si prefieres las tapas con un enfoque más contemporáneo y en una atmósfera actual, prueba en bares de tapas como La Cruz Blanca o Albalá; en sus menús, figuran creaciones modernas, como croquetas de puerro, langostino y algas, tartar de atún y cerdo al oloroso con frutos rojos. 


Tapas y vinos de jerez

El baile de los caballos andaluces

Si quieres una experiencia diferente, puedes asistir a un espectáculo de caballos andaluces; se trata de una impresionante muestra de elegancia y habilidad equina con muchos años de tradición. En la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, los sementales «bailaores» de pura raza demuestran su agilidad y fuerza. El espectáculo se representa todos los martes y jueves, así como un sábado al mes (durante Vinoble, podrás verlo el martes 5).

En solo 48 horas, puedes descubrir muchos aspectos de la vida e historia de Jerez: ver dónde y cómo se elabora el vino, además de catarlo; disfrutar de excelentes platos caseros, preparados con los mejores ingredientes locales; experimentar el flamenco; explorar el legado de los árabes; y admirar majestuosos caballos.

vinoble escuela ecuestre jerez
Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre

Fiona vive en Sevilla y escribe sobre todo lo que tiene que ver con Andalucía ―gastronomía, vino, cultura, fiestas― para The Telegraph, The Independent, The Sunday Times Travel Magazine y Lonely Planet, entre otras publicaciones.

Por Fiona Flores Watson
Fiona lives in Seville and writes on all things Andalucía - food, wine, culture, fiestas - for the Telegraph, Independent, Sunday Times Travel Magazine and Lonely Planet, among others
Blog

Últimas Noticias

Columnista invitado

48 horas en Jerez

Columnista invitado

La sed de lo nuevo

Columnista invitado
Vinos Nobles

La fortificación y los tres vinos fortificados...

Columnista invitado
Turismo

La evolución de las bodegas jerezanas

Columnista invitado
Turismo

Doce parejas innovadoras para un Jerez

Columnista invitado
Vinos Nobles

Los vinos fortificados en España: estilos y...

Columnista invitado

Origin Matters